Marratxí pide la cogestión aeroportuaria, aunque sin acuerdo en las formas

febrero 26, 2015
Son Bonet

La privatización de AENA, sobre el tapete desde 2008 y que ha salido a Bolsa recientemente (en un 49%), sigue en tela de juicio en Baleares, mientras se sigue defendiendo la cogestión aeroportuaria debido a que los aeródromos son “estratégicos” para “nuestra libertad de movimientos y nuestro turismo y, por tanto, tienen una importancia incuestionable”, según una moción socialista muy debatida en el Pleno por sus formas.

Teniendo en cuenta que el turismo es la principal actividad económica de Baleares, los Socialistas de Marratxí han solicitado el control de tasas y una mayor participación en el futuro del aeródromo de Son Bonet, ya que son el único municipio de la isla con un aeródromo, además de Palma. En este sentido, estimaron “inaceptable” el acuerdo del Gobierno central que deja fuera a Baleares de la primera fase de la cogestión aeroportuaria reivindicando “la capacidad de poder decidir sobre nuestras infraestructuras, ya que “no existe una alternativa de transporte ágil al avión o el barco entre las islas y la península, por lo que deben ser las instituciones las que fijen la prioridad de las inversiones, la congelación de tasas en tiempos de crisis o modelos para romper la estacionalidad del turismo”.

El Estatuto de Autonomía reconoce la cogestión aeroportuaria y, por tanto, se trata del cumplimiento de la legalidad vigente. En ello estaba de acuerdo el equipo de gobierno, aunque las formas de la moción no consiguieron unanimidad.

Sobre la privatización de los aeropuertos

El ente público Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) fue creado como tal en 1990, con carácter público y que puede ser considerada empresa de servicios, responsable de los aeropuertos y del espacio aéreo español, asumiendo funciones que anteriormente desempeñaban diferentes organismos de la Administración del Estado. En AENA se integran tanto Aeropuertos Españoles como Navegación Aérea.

Los aeropuertos y la navegación aérea son tratados en la Constitución española de 1978, y en diferentes Estatutos de Autonomía, donde se asumen “competencias de puertos de refugio, puertos y aeropuertos deportivos y, en general, los que no desarrollen actividades comerciales (…) además de ferrocarriles, transportes terrestres, marítimos y fluviales, puertos, aeropuertos y Servicio Meteorológico, sin perjuicio de lo dispuesto en la Constitución”.

Los aeropuertos y la navegación aérea han sido administrados directamente por el Estado, se han adoptado diferentes modelos organizativos, y se ha producido en los últimos años el intento más importante de mejorar la gestión y su repercusión en beneficios.

Modelos vigentes en diferentes países:

a)  Europa

ALEMANIA. En Alemania el Gobierno Federal es accionista mayoritario en los seis aeropuertos más importantes: Berlín, Hamburgo, Francfort, Colonia, Bonn y Munich. En el resto de los aeropuertos, la presencia estatal corresponde a los gobiernos regionales.

AUSTRIA. Los aeropuertos son propiedad de las autoridades nacionales o locales, con excepción del aeropuerto de Viena, gestionado por una sociedad anónima con accionistas privados y públicos. La participación de los accionistas públicos, el Estado y las autoridades regionales, alcanza el 27%, siendo el resto accionariado privado.

BÉLGICA. La gestión del aeropuerto de Bruselas está compartida entre las autoridades públicas (lado aire) y sector privado (lado tierra); pero el modelo sigue en proceso de cambio.

DINAMARCA. El aeropuerto de Copenhague está gestionado por una sociedad de capital público (51%) y privado (49%).

FINLANDIA. Los aeropuertos son gestionados directamente por el Estado.

FRANCIA. Los aeropuertos son del Estado y gestionados así:

– Área de París: Por una empresa pública Aeroport de París (ADP).

– El resto de los aeropuertos, por las Cámaras de Comercio, como concesión del Estado francés.

GRECIA. Los aeropuertos son propiedad del Estado y gestionados por el mismo, salvo algunos pequeños que son gestionados por autoridades locales.

HOLANDA. El aeropuerto de Schipol está gestionado por una sociedad estatal en la que participan el Estado (76%) y la ciudad de Amsterdam (24%).

IRLANDA. Los aeropuertos más importantes Dublín, Cork y Shannon son gestionados por una sociedad propiedad totalmente del Estado.

ITALIA. Los aeropuertos de Milán son gestionados por una sociedad estatal, mientras que en Roma la gestión corresponde a una sociedad privada en régimen de concesión a largo plazo.

PORTUGAL. Un organismo del Estado, ANA, gestiona los tres aeropuertos continentales: Lisboa, Oporto, Faro y algunos de Azores.

REINO UNIDO. La British Airport Authority gestiona los aeropuertos de Heathrow, Edimburgo, Gattwik, Aberdeen, Stansted, Southampton y Glasgow. Es una sociedad anónima privada. También son gestionados por sociedades público/privadas los importantes aeropuertos de Birminghan, y Manchester.

SUECIA. Los aeropuertos son gestionados por una sociedad estatal 100%.

SUIZA. Los aeropuertos de Zurich y Ginebra son gestionados por los respectivos cantones como concesión del Estado.

b)  Norteamérica

CANADÁ. Los aeropuertos son gestionados por sociedades estatales con participación en algunos casos de los gobiernos regionales.

EE.UU. Existen diversas fórmulas; pero en líneas generales, están bajo el control del Estado Federal o de las autoridades locales. Algunas actividades son gestionadas por sociedades en régimen de concesión en las que participan las Compañías Aéreas.

En la actualidad, ya existe un número notable de aeropuertos que son gestionados por el sector privado y ese número va en constante aumento, aunque debemos valorar las peculiaridades españolas y concretamente las Comunidades Autónomas, donde es necesaria mayor interrelación entre el aeropuerto y la Comunidad. Este tema se pone de manifiesto en mayor dimensión cuando se piensa en el caso de aeropuertos insulares, donde la dependencia de la sociedad local respecto del aeropuerto es casi absoluta.

Historia de la aviación

La historia de la aviación en Mallorca nace el 2 de julio de 1916 con el aterrizaje en el Prado de Son Sunyer de un avión pilotado por Hedilla. Poco después, en 1921, Manuel Colomer realiza varias exhibiciones con un avión Aviatick en los campos de Son Sant Joan, primero, y Son Bonet, después.

Mientras Son Sant Joan sirve como aeropuerto de aviación comercial, Colomer instala en Son Bonet un aeródromo particular para uso de los socios, convocando bautismos de aire y excursiones por la isla. En mayo de 1935, se inaugura una escuela de pilotaje perteneciente al aeroclub de Palma de Mallorca.

Estallada la Guerra Civil, la compañía Iberia prolonga su línea Salamanca-Burgos-Zaragoza hasta Mallorca el 11 de julio de 1936. Iberia utiliza los aviones Junkers Ju-52 que operan en el aeródromo de Son Bonet, ya que el uso de Son Sant Joan se reserva a la aviación militar. Esta línea se transforma en la Vitoria-Barcelona-Palma en febrero de 1939, y en la Vitoria-Zaragoza-Barcelona-Palma dos meses después.

Son Bonet se habilita como aeropuerto aduanero en mayo de 1946 y se abre oficialmente al tráfico nacional e internacional en julio. Ese año, 18.000 pasajeros usan la línea regular que hace la ruta Valencia-Palma de Iberia. Por entonces, Son Bonet dispone de dos pistas de aterrizaje de terreno natural, una pequeña torre de control con comunicaciones tierra/aire y un radiogoniómetro.

Son Bonet

En 1953, el tráfico se ha multiplicado por diez y el aeropuerto afronta las primeras reformas: balizamiento en una de las pistas y luces de aproximación en ambas cabeceras. El pequeño edificio terminal cuenta con servicio permanente de aduana y policía, taxis y tranvías. La apertura permanente al tráfico aéreo de Son Bonet se hace en abril de 1955. Un año después se amplía el primer campo de vuelos y, en 1957, la estación de viajeros. Este año y el siguiente vuelan a Palma casi dos docenas de compañías aéreas no regulares, que en 1961 son ya más de 50.

El aumento del tráfico y la imposibilidad de ampliar Son Bonet impulsan la construcción de un gran aeropuerto comercial en la base aérea de Son Sant Joan. En julio de 1959, tras la publicación de las servidumbres aeronáuticas de Son Bonet, se traslada el tráfico comercial al otro aeropuerto.

En octubre de 1989, el aeródromo de Son Bonet, que desde 1981 tenía la consideración de instalación de interés para la defensa nacional y era gestionado por la Dirección General de Aviación Civil, se integra en el Organismo Autónomo Aeropuertos Nacionales (precursor de Aena). Este organismo se encarga de su gestión, conservación y administración como aeropuerto de tercera categoría, no controlado, en el que se asienta actualmente (y de momento) la aviación general y deportiva de la isla.

Blanca Garau

Compartir noticia en redes sociales?
Facebook Twitter

Escribe un comentario

(*Opina y comenta siempre desde el respeto. Sin insultos, ofensas, descalificaciones personales y/o injurias. www.diariodemarratxi.com se reserva el derecho a no publicar comentarios inapropiados, contrarios a las leyes o lesivos. )

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>