Sabrina Durazzi: “Ryanair me ha estafado y me ha tratado como a una terrorista”

abril 17, 2013
SAbrina Durazzi nos muestra sus denuncias y la fotografía que tomó a su maleta en el compartimento de medidas

Sabrina Durazzi es italiana de nacimiento y marratxinera de adopción ya que es en esta localidad dónde reside con su familia desde hace años. El fin de semana pasado tenía previsto visitar a algunos familiares que residen en el norte de Italia; con una gran ilusión, había adquirido los billetes para ella y sus dos hijos, de 17 y 13 años. Había pedido permiso en el trabajo y había conseguido movilizar a su familia de Roma para viajar a Bolonia y encontrarse todos allí. Aprovechaba el fin de semana, además, para celebrar su cumpleaños y el de su hijo mayor, que unos días después cumplía los 18.

“Mis amigos y compañeros de trabajo me habían avisado… ‘No viajes con Ryanair’. Me decían que tendría problemas y pensé que si me leía bien toda la normativa y cumplía con todas las demandas de la compañía para con sus pasajeros, no tenía por qué ir mal”, explica.

Así que, a través de la web de Ryanair, pagó sus tres billetes y el precio de la maleta que iban a facturar; 90 euros en total. “Pesé la maleta bien antes de salir de casa, no podía pasar de 15 kilos porque sino toca pagar por cada kilo de más…”, añade. Y cuenta que en casa marcaba 13,5 kg y cuando llegó al mostrador de facturación alcanzó los 15 kilos “exactos”.

“También me preocupé de imprimir correctamente las tarjetas de embarque, porque también te cobran si no las llevas impresas –aclara- y hice varias copias a color porque también me habían contado que si no es buena la tinta de la impresora, te las echan atrás”.

Hasta aquí todo bien. El problema vendría después con el equipaje de mano.

El marido de Sabrina Durazzi, antes de despedir a su familia, “comprobó en el compartimento que tiene la compañía para que los viajeros puedan medir sus maletas, que el equipaje que subíamos a bordo encajaba perfectamente y se adaptaba al tamaño exigido”.

Sabrina Durazzi nos cuenta que cuando se sentaron en la sala de embarque, con el avión en hora y toda la facturación correcta y sin incidentes… “pensé que todos los que me habían dicho que no volara con Ryanair habían exagerado… que no era para tanto”. En ese momento, “ignoraba lo que vendría después”.

Primeros problemas en la puerta de embarque

Según relata nuestra protagonista, que ha querido denunciar ante este medio de comunicación el incidente vivido en Son Sant Joan, cuando se disponían a entrar al avión “coloqué el equipaje de mano en la estructura metálica, según me indicó la azafata que hacía el embarque, y pedí a mis hijos que me ayudaran a sacarla. Me había hecho la manicura y no quería estropearme las uñas. En ese instante, la azafata me dijo que tenía que pagar por esa maleta y nos apartó de la cola”.

“Le dije que la maleta se adaptaba perfectamente y que no tenía porqué pagar nada. Y le pedí que llamara a alguna persona responsable, que tardó bastante en llegar. Mientras tanto, ya había entrado todo el pasaje al avión y la primera azafata cerró la puerta de embarque”, relata Durazzi.

Junto a ellos, según cuenta Sabrina, también había un hombre al que querían hacer pagar por su equipaje por rebosar unos centímetros de altura de la estructura en la que se comprueba el tamaño de la maleta. “Le dijeron que fuera al bar a por una bolsa de basura y que metiera allí sus pertenencias, que la maleta no subía sin pagar y que la única opción era dejar la maleta fuera y meter sus cosas en la bolsa. Me pareció tan denigrante…”, añade.

Cuando llegó la supervisora, Sabrina se apresuró a contar lo ocurrido y le preguntó si es que las personas que habían pagado más barato el billete tenían un trato diferente al resto “porque ví entrar a gente a la que no le hicieron medir su maleta… y te aseguro que las había más grandes que la nuestra. Así que le pregunté porqué no se trataba igual a todos los pasajeros”.

La respuesta de la responsable fue “arrogante”. “Me dijo que allí se hacía lo que a ella le daba la gana, que las normas las ponía ella. Y yo le dije que no había motivo alguno para que no pudiéramos embarcar con nuestro equipaje porque cumplía con todas las normas. Y nos fuimos hacia la puerta de embarque que acababan de abrir para una pasajera de último momento a la que, por cierto, no le hicieron medir su maleta”, declara.

Al pasar por la puerta “la primera azafata se puso en medio de la puerta. Yo llevaba en una mano el bolso y en la otra las tarjetas de embarque y cuando pasé rocé su espalda… entonces empezó a gritar ‘¡Me ha agredido! ¡Me ha agredido! Yo me giré y le pregunté a mi hijo que venía detrás, qué es lo que había pasado y mi hijo me dijo ‘déjalo mamá, que esta mujer no está bien…”.

Una situación surrealista con amenaza de evacuar el avión

Ya dentro del avión, y viendo que no cerraban puertas “me moría de calor, me sentía fatal por todo lo ocurrido… llevábamos 40 minutos dentro y le dije a mi hijo que se acercara a la azafata a decirle que si el problema era nuestra maleta, estábamos dispuestos a dejarla fuera y sacar nuestras cosas. Cuando mi hijo fue hacia allí se encontró a las puertas del avión a cinco guardia civiles que le pidieron que me avisara”.

Sabrina cuenta que se dirigió hacia ellos y que le dijeron que o salía del avión, o iban a proceder a la evacuación de la nave para después poder entrar a detenerla. “Mi hijo pequeño se echó a llorar, muerto de miedo por lo que nos estaban diciendo. Yo hablé con la Guardia Civil, me dijo que me pusiera tranquila y me aconsejó que saliera, que con la denuncia de agresión podía acabar con dos días en el calabozo y que además me tocaría asumir todos los costes de la evacuación del avión. No me podía creer lo que me estaba ocurriendo… llegué a preguntar si había una cámara oculta…”

Sabrina cuenta que los agentes fueron muy amables y que le explicaron qué es lo que tenía que hacer para denunciar todo este suceso. “He puesto denuncia a la compañía en la Guardia Civil y en Consumo. Además he mandado una carta AENA contando todo lo ocurrido y otra a la sede central de Ryanair en Dubín, explicando cómo me ha tratado su personal, en la que pido un expediente sancionador para esta empleada. Pero aunque me devuelvan el dinero invertido, no me van a poder devolver la ilusión, ni me van a quitar el gran disgusto que hemos tenido los tres”

“Les dije a los agentes que cómo era posible que ellos pudieran denunciarme a mí por nada cuando era yo la que estaba siendo abusada y maltratada. Se me estaba tratando como una terrorista y se me iba a privar de volar de forma injusta. Cuando entré a por mis cosas, pedí disculpas a los pasajeros y les expliqué que estaba siendo una víctima de la compañía y que no se me permitía volar a pesar de tener todo en regla”

Sabrina Durazzi y sus hijos regresaron a casa sin volar. “He pasado el fin de semana llorando, casi no podía ni comer por el disgusto… el sábado tuve que acudir a urgencias con una crisis de ansiedad, y me han medicado…”

Ahora “que ya me encuentro mejor, quiero denunciar por todas las vías posibles a esta compañía y decir que todo lo que cuentan de ella es poco… Recomiendo a la gente que antes de comprar un billete con Ryanair se lo piensen mucho, no me gustaría que esto que nos ha pasado a nosotros le pueda pasar a nadie más”, concluye. 

Compartir noticia en redes sociales?
Facebook Twitter

5 comentarios

  1. liliana

    17 abril, 2013 at 22:51

    Son unos sin perdon de dios. Unos aprovechados y creo que no tienen limites de enganar a la gente. Me comentavan las personas que trabajan en aeropuerto , que ryanair siempre va justo con el gasolina y desde ahi no pienso volar con una compania que no se preocupa por su seguridad de los clientes.Y lo barato al final te sale caro.

  2. carlos

    19 abril, 2013 at 9:34

    A my hace 1año querian q djara a mis hijos d 2 meses y d 3 años en el aeropuerto por no tener dny a pesar d yevar el certificado d rsidnte son unos … y el d la ventaniya n tenia cojones a salir.al dia siguiente con aireuropa viaje sin problemas y x el mismo precio, raynair no es tan varato como la gente piensa.

  3. Juan,Sa cabaneta

    20 abril, 2013 at 9:51

    Trabajo en air europa y son muchas las quejas que se tiene de ryanair,aunque personalmente pienso que no son tan malos como muchas veces se cree, otra es el trato que da el personal, que por mi parte deja mucho que desear. Pero hay una pregunta que debemos hacer, ¿sabe la gente cuantos aviones tiene esta compañia?, pues casi 300, que sumando toda la flota española no llegamos a la mitad de ellos, ello sera por algo. la gente va a lo barato, hay que leerse la letra pequeña y luego atenerse a las consecuencias, quiza deberian ser un poco mas flexibles pero eso ya es un tema de ellos, la compañia a la que pertenezco intentamos cuando hay algun problema ayudar al pasajeros,que vea que es atendido,pensamos que cuando otro dia tenga que volar recuerde el trato recibido y decida volar con nosotros

  4. teruel

    24 abril, 2013 at 15:41

    si,esa empresa no e de fiar

  5. Tomeu

    25 abril, 2013 at 16:26

    Yo he volado muchas veces con la compañia y ningun problema… Lo que pasa es que no son nada flexibles, son los mas baratos y su beneficio esta en lo que te puedas exceder de sus normas. Si no quieres eso, elige otra compañia y acabaras pagando mas. A parte, conmigo siempre han sido muy simpaticos y el vuelo «entretenido» con ofertas varias. El tema de la gasolina es lo unico que preocupa, pero no creo que les dejen apurar tanto.

Escribe un comentario

(*Opina y comenta siempre desde el respeto. Sin insultos, ofensas, descalificaciones personales y/o injurias. www.diariodemarratxi.com se reserva el derecho a no publicar comentarios inapropiados, contrarios a las leyes o lesivos. )

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>